Palabras del Papa Francisco en Asis, en la Jornada Mundial de Oración por la Paz.

MEDITACIÓN Ante Jesús crucificado, resuenan también para nosotros sus palabras: «Tengo sed» (Jn 19,28). La sed es, aún más que el hambre, la necesidad extrema del ser humano, pero además representa la miseria extrema. Contemplemos de este modo el misterio del Dios Altísimo, que se hizo, por misericordia, pobre entre los hombres. ¿De qué tiene sed el Señor? Ciertamente de agua, elemento esencial para la vida. Pero sobre todo de LEER MAS…

“Me sanas”

“Me sanas” Quiero subir, Señor, para aprender a bajar. Subir a la altura de tu amor, para bajar a sanar tus llagas en las heridas de mis hermanos. Sembrar una sonrisa y una caricia, hechas con la ternura de tu amor. Volcar una gota de esperanza, recogida de tu fuente, abriendo horizontes de vida. Entrar en ti para salir de mí y sentir que me sanas cuando sano.