“En tu orden”

“En tu orden”

Suena tan mal, Señor,

eso de ser el último,

suena a perdedor.

Pero puedo cambiarlo,

y descubrir el deseo

de ser el primero, sí:

El primero en servir,

en tender mi mano;

el primero en amar,

en acercarme al otro

y en acariciar.

Porque es así en tu orden,

el ultimo para servirme

el primero para servir.

 

Dejar un comentario