Categories:

“No das rodeos”

Tú no das rodeos

ante mis heridas, Señor,

ni huyes al verme roto;

ni siquiera cuando

mi frágil fe se apaga y

 mis horizontes se cierran.

Te acercas con el respeto

y la delicadeza de quien ama,

y pones tu mano sobre mí,

serenas mi corazón

y lo sanas.

 

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Unidad Pastoral Txorierri.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad